Limpiafondos

Equipos para limpieza de piscinas por aspiración o presión

Limpiafondos

Un limpiafondos es un equipo para limpiar el fondo de las piscinas. Aunque muchos también limpian paredes y línea del agua. Pueden ser hidráulicos (aspiración o presión), o eléctricos.

 El modelo más básico, normalmente designado como "manual", se trata de una manguera que, conectada a una toma especial de aspiración (toma de limpiafondos) o bien a un skimmer, recoge la suciedad del fondo gracias a un cepillo o recogedor que se pasa manualmente, normalmente con una pértiga para dirigirlo. La fuerza de aspiración la da la bomba de la depuradora.

 

Los modelos hidráulicos semiautomáticos, (T3, T5 de Zodiac) disponen de distintos sistemas que, gracias a la fuerza del paso del agua, realizan un movimiento autónomo evitando tener que depender de la acción del hombre para desplazarse por el fondo y paredes de la piscina, consiguiendo coberturas desde el 50 al 99%.

 

Los modelos hidráulicos de aspiración son mucho más conocidos y usuales en el mercado gracias a un precio más asequible y a la sencillez de uso, sin necesidad alguna de preinstalación. Se caracterizan por la utilización de sistemas de diafragma, actualmente con tecnología DiaCyclone. Otros se basan en sistemas de péndulo. Son conocidos como Manta, Pulpos... En todos los casos, movimientos aleatorios y sin control alguno. Dependiendo de modelo y fabricante, se consigue ofrecer limpieza o paso por paredes (el paso por paredes NO garantiza la limpieza).

 

Los modelos hidráulicos de impulsión o presión, con una eficacia y cobertura muy superior a todos los demás sistemas, consiguen coberturas totales de la piscina (excepto escalones, como cualquier otro sistema). Se basan en la impulsión a presión de agua limpia gracias a la instalación de una bomba de presión en el circuito hidráulico de la piscina, alimentada por el propio agua tratada por el filtro, conduce esta agua por la línea de limpiafondos, convertida mediante un sencillo bypass en impulsión. La mayoría de modelos cuentan con filtro de residuos propios, de forma que evita el consumo de agua y manipulación en lavado de filtros de arena de la depuradora. Coberturas totales, distribución del agua tratada química y térmicamente, autonomía total, posibilidad de no sacar del agua en todo el año... 

 

Los modelos eléctricos, con una mayor presencia en el mercado en estos últimos años, funcionan con motores protegidos y alimentados por energía eléctrica, a 12 o 20 voltios. Pueden ser de dos o tres motores, tracción directa o bien por correas y orugas, simples o 4wD (4x4), filtros rígidos, tela o cartucho... con mando a distancia o no, carro de transporte, posibilidad de conexión temporizada, para trabajar fondo solo o fondo y paredes... Básicamente se caracterizan por su total autonomía, sencillez de utilización y capacidad de retención de la suciedad en filtro propio, consiguiendo también evitar bastantes limpiezas de filtros de arena y, por tanto, consumo y tiempo. El movimiento de estos equipos viene determinado mediante software de fábrica, permitiendo tener una óptima cobertura en la mayoría de las piscinas. No son aptos para dejar de continuo en la piscina. Básicamente existen dos tecnologías, la Standard, y tecnología Vortex, de Zodiac.